LARA LAMENTA LA FINALIDAD ELECTORALISTA DE LAS ACTUACIONES IMPULSADAS POR NAVAS EN LOS DOS ÚLTIMOS MESES DE LEGISLATURA

“Durante cuatro años, Benalmádena ha sido un municipio a la deriva, con un desgobierno de cinco partidos más preocupado en solucionar sus conflictos e intereses internos que en gestionar los servicios públicos”, ha expresado el candidato del Partido Popular, Juan Antonio Lara.

Tras cuatro años de parálisis y abandono, el Pentapartito de Victoriano Navas ha iniciado a la desesperada y en los últimos dos meses de Legislatura el asfaltado en algunas calles del municipio, con el único propósito de cosechar más votos de cara a las próximas Elecciones Municipales del 26 de mayo. Así lo ha asegurado hoy el candidato del Partido Popular, Juan Antonio Lara, quien ha lamentado que estas mejoras lleguen tarde y con fines electoralistas, “puesto que durante cuatro años Benalmádena ha sido un municipio a la deriva, con un desgobierno de cinco partidos más preocupado en solucionar sus conflictos e intereses internos que en gestionar los servicios públicos”. “Una situación que ha desembocado en una dejadez absoluta y en una parálisis en las diferentes áreas del Ayuntamiento, y de la que han sido testigos todos nuestros ciudadanos”, ha destacado el líder de los populares locales, quien ha subrayado la limpieza, el mantenimiento de los parques y jardines, las playas, la seguridad y la falta de inversiones como las principales asignaturas suspensas de Navas.

Por otra parte, Lara ha recordado que “durante su primer año de Gobierno, Navas se dedicó a culminar los proyectos impulsados por el Partido Popular, como fue el ejemplo del Plan de Mejoras en Urbanizaciones y Barriadas, el plan de asfaltado más ambicioso puesto en marcha en la última década y financiado por la Diputación Provincial de Málaga”. “A partir de ese momento, el legado que deja Navas se resume en: cuatro años de una importante falta de limpieza en las calles, convirtiéndose este problema en una de las principales preocupaciones de nuestros vecinos; despidos de trabajadores y falta de medios para los que mantuvieron sus puestos; inversiones presupuestadas pero no ejecutadas; devolución de partidas económicas a la Junta por falta de gestión; subida de impuestos y aumento de desahucios en las viviendas sociales, entre otros méritos”, ha manifestado Lara, que ha recordado que “pese a este historial, el todavía alcalde utiliza los medios públicos en tiempos electorales para intentar vender humo, que es lo que ha hecho durante cuatro años al frente del Gobierno de Benalmádena”.