El PP rinde homenaje en memoria de las víctimas de ETA y reconoce la inquebrantable lucha de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado contra el terrorismo

El acto, que tuvo lugar en la sede de la formación benalmadense, comenzó con la colocación de un lazo azul en la fachada, una iniciativa a nivel nacional que simboliza la lucha contra ETA y el compromiso permanente del PP con las víctimas del terrorismo, por su dignidad, memoria, verdad y justicia.

El Partido Popular rindió en la tarde de ayer un sencillo pero emotivo homenaje en memoria de las víctimas de la banda terrorista ETA y en reconocimiento a la inquebrantable e incansable lucha de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. El acto, que tuvo lugar en la sede de la formación benalmadense, comenzó con la colocación de un lazo azul en la fachada, una iniciativa a nivel nacional que simboliza la lucha contra ETA y el compromiso permanente del PP con las víctimas del terrorismo, por su dignidad, memoria, verdad y justicia. Militantes y simpatizantes arroparon el sencillo homenaje, en el que también se entregaron placas de reconocimiento y agradecimiento a representantes de los distintos cuerpos de Seguridad por su lucha contra ETA. El presidente del PP, Enrique Moya, y el candidato a la Alcaldía, Juan Antonio Lara, mostraron su agradecimiento a todos los asistentes por respaldar el acto y destacaron la importancia de mantener siempre viva la memoria de las víctimas del terrorismo.

En primer lugar, Moya procedió a la lectura de una moción que la formación presentará en el pleno ordinario de próximo mes y que insta a la Corporación a asumir el compromiso de mantener siempre vivo el recuerdo de las víctimas del terrorismo; trasladar el agradecimiento a todas aquellas instituciones, entidades cívicas y personas que se han implicado en la lucha contra ETA; ensalzar la labor de todas las organizaciones que durante años han defendido la dignidad de las víctimas del terrorismo y solicitar al Gobierno de España que los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado sigan investigando los crímenes de ETA, ya que casi 300 asesinatos aún no han sido juzgados. Además, exigimos que los delitos del terrorismo de ETA se sigan juzgando y condenando si procede, y que las condenas se cumplan sin impunidad, y apelamos a todos los partidos políticos para que mantengan la unidad del Pacto Antiterrorista, manifestó Moya, que añadió quepor último, con esta moción pedimos al Gobierno de España que exprese el agradecimiento de la ciudadanía a Francia y al resto de países de la Unión Europea por su compromiso y colaboración.

Por su parte, Lara destacó queel terrorismo de ETA en sus distintas manifestaciones, ha atacado de forma injusta e injustificada a nuestro país y a nuestras ciudadanía, pero también a esta tierra, a nuestra provincia y a nuestro municipio, Benalmádena, que ha sido testigo de esta violencia, que es la que más daño ha causado en nuestra historia reciente, y recordó que la banda terrorista ETA ha atentado en una treintena de ocasiones en la provincia. Málaga y la Costa del Sol han sido uno de los objetivos turísticos en el punto de mira de la banda terrorista, tanto que en las últimas tres décadas, la organización armada ha actuado varias veces en la capital malagueña en plena temporada alta, aunque su huella más dolorosa se produjo el 15 de julio de 2000 con el asesinato del concejal popular José María Martín Jose Martin Carpena en la puerta de su domicilio, cuando se dirigía a participar en un acto público, expresó el candidato, que apuntó  en Benalmádena  julio de 1980, explosionó de forma controlada un artefacto que obligó a desalojar los hoteles Alay, Tritón y Riviera, y en 2008 volvió a sembrar el pánico en Puerto Marina.

Aunque hace poco anunciara su disolución, nosotros no vamos a olvidar nunca todo el daño que ETA ha causado y que jamás podrá ser reparado, ni tampoco olvidaremos a esas víctimas del terrorismo que siempre permanecerán en nuestra memoria, manifestó Lara, que añadió queespero que este episodio tan negro en la historia de España nos sirva para trasladar a las generaciones futuras un mensaje de respeto y convivencia, basado en la memoria de las víctimas del terrorismo, con el fin de que algo tan atroz no vuelva a repetirse”.